Hogar Oriente

Consejos prácticos para el hogar

Consejos para mantener la seguridad de los niños en casa

La seguridad de los niños en casa es un tema del que ya no tengo que ocuparme. Tengo un hijo de 16 años, y aunque aún suele hacer pataletas como si fuese un bebé, lo cierto es que ya tiene uso de razón suficiente para cuidarse solo en casa.

Sin embargo, a muchos de mis amigos y lectores si les preocupa el tema. De hecho, la seguridad de los niños en casa, ha sido, es, y seguirá siendo un tema de importancia capital, que siempre dispondrá de un espacio en este blog.

Consejos para mantener la seguridad de los niños en casa

Según estudios de Safe Kids – ONG dedicada a la protección de los niños menores de 14 años -, un poco más del 90 % de los accidentes no intencionales que sufren los niños en el hogar, pueden evitarse tan solo implementando medidas preventivas. Pero ¿Cuáles son esas medidas? Ese es mi tema de hoy. Veamos:

Eliminar los caminadores para bebés

Los caminadores o andadores para bebés, se han convertido en objeto de controversia, hasta el punto de ser prohibidos en algunos países. Muchos padres creen que el caminador ayuda a estimular los primeros pasos de sus hijos.

Lo cierto es que médicos y expertos sostienen que estos aparatos son los causantes de muchas de las caídas y accidentes graves en niños de 0 a 2 años, e incluso retrasan el desarrollo psicomotor de los niños.

En casas de dos plantas, cuando el niño utiliza el caminador en el piso superior, el riesgo de caída por las escaleras, con consecuencias fatales es muy alto… tanto, como para restringir el uso de este aparato solo al primer piso. Nuestra recomendación es eliminarlo.

Cuidados en el baño

Los niños menores de tres años, tienen mayor peso en la cabeza que en el resto de su cuerpo. Esto influye en el equilibrio de tal forma que el niño puede caer de cabeza en un sanitario o en una bañera, y le será casi imposible levantarse y sacar la cabeza del agua.

Por ello, los niños menores de tres años, no deben estar nunca a solas en un baño. Dejar al niño en la bañera, para buscar una toalla, o atender el teléfono puede ser muy peligroso. Diez segundos bastan para que un bebé se ahogue en una acumulación de agua que no supere los tres centímetros de altura.

Es necesario instalar barreras que impidan el acceso de los niños menores de tres años al año. Son fáciles de instalar, son móviles y al instalarlas también en los accesos a las escaleras – superiores o inferiores -, permiten que los niños aventuren con seguridad dentro de la casa.

Las alfombrillas anti-derrapantes en el fondo de las bañeras y en el baño en general, contribuyen a la seguridad de niños y adultos en el baño.

Cuidados en la cocina

La cocina es talvez, el espacio más peligroso, sobre todo para niños que ya caminan. Los riesgos son muchos: Ollas con alimentos calientes, cuchillos y tijeras con punta y filo, bolsas de plástico que ofrecen riesgo de muerte por asfixia…

Los niños que ya caminan – 3 a 10 años -, suelen tener capacidad de entendimiento suficiente como para acatar una instrucción. Por ello, la primera medida para mantener la seguridad de los niños, en lo que respecta a la cocina, es prohibir el acceso de ellos a esa área de la casa.

Aun así, es necesario ubicar elementos cortopunzantes, productos tóxicos como detergentes o desengrasantes y ollas con alimentos, en lugares dentro de la cocina, que estén fuera del alcance de los niños, sobre todo de aquellos menores de cinco años.

Tener especial cuidado con las bolsas plásticas. Los niños de todas las edades, sienten una atracción especial con estos objetos, que ya sabemos representan un riesgo real y extremo para cualquier persona.

La educación es la mejor forma de prevenir. Pero no sobra ocultar las bolsas en lugares de muy difícil acceso para los niños.

Salas y zonas comunes

Algunos tipos de carpetas sobre la mesa de comedor, que son largas y angostas, al igual que los cordones de las cortinas, representan un riesgo real para los niños menores de diez años, en especial para aquellos que aún se apoyan en todos los objetos para equilibrarse.

Al tirar de un mantel muy largo o de una carpeta sobre la mesa del comedor, un niño derribará los objetos que se encuentran sobre la mesa, entre los que puede haber líquidos y alimentos calientes, vasos de vidrio, cuchillos y otros objetos que pueden causar heridas graves.

Aunque riñan contra la estética, es bueno tomar medidas para prevenir estos accidentes en salas y zonas comunes:

  • Prescindamos de los manteles en la mesa del comedor.
  • Utilicemos cortinas que podamos abrir y cerrar girando un tubo.
  • Establezcamos barricadas que impidan el acceso a escaleras, terrazas y balcones.
  • Instalemos rejas o redes de protección en las ventanas.
  • Protejamos las tomas eléctricas con protectores plásticos para niños.
  • Prefiramos cortinas con paños gruesos y pesados, que son más difíciles de manipular para los niños.
  • Evitemos colocar las camas o cualquier otro mueble cerca de las ventanas, de tal forma que los niños puedan escalar.

Lavandería o área de servicio

Este es un espacio de la casa que exige mayor atención. Para niños pequeños, una cubeta con tan solo 2.5 cm de agua, puede causar el ahogamiento de un niño de tres años.

Los productos de limpieza, gracias a su aroma y su color, resultan atractivos para los niños que los confunden con juguetes o productos para el consumo humano, como jugos o kolas.

  • Mantengamos cubetas y baldes siempre vacíos y en lo posible boca abajo y lejos del alcance de los niños.
  • Dispongamos de un armario cerrado y con seguridad, para almacenar productos tóxicos de aseo.
  • Nunca utilicemos un recipiente de una bebida refrescante, para almacenar temporalmente un detergente o un desengrasante, por ejemplo. Esto confunde a los niños y, aunque los mantengas fuera de su alcance, harán todo lo posible por acceder a ellos.

En conclusión

La seguridad de los niños en casas, requiere implementar medidas de seguridad como las que he compartido contigo el día de hoy, pero, ante todo, de supervisión y vigilancia durante las 24 horas del día. Los niños menores de diez años, nunca deben estar solos, sin la vigilancia de un adulto.

Tu labor, ahora, es identificar los riesgos que tus hijos pueden estar corriendo en casa, e implementar las medidas de seguridad necesarias, entre las cuales podrías considerar contratar un seguro de hogar.

Finalmente, te invitamos a descargar nuestra Guía definitiva de Seguro de Hogar, para que estés al día en todos los temas relacionados con los seguros y la seguridad en el hogar. Hasta pronto.

16 agosto 2017 POR: HogarOriente
MÁS EN: Familia, Hogar

Los comentarios están cerrados.