Hogar Oriente

Consejos prácticos para el hogar

Cómo llevar la mochila escolar: Todas las claves

Nuestros hijos cargan una enorme cantidad de peso en sus mochilas y, año tras año, los problemas de espalda y demás complicaciones físicas se repiten. Como madres, es nuestra responsabilidad preocuparnos por su salud y protegerlos de los malos hábitos que puedan dañar sus cuerpos, aún en pleno desarrollo. Es fundamental que les enseñemos cómo llevar la mochila adecuadamente. Además, debemos hacer todo lo posible porque las características de dicha mochila y el peso sean los apropiados.

Cómo llevar la mochila escolar para prevenir lesiones de espalda

Existen una serie de reglas fundamentales que, de seguirse, evitarán que tu hijo padezca lesiones innecesarias y realice esfuerzos excesivos al cargar la mochila durante su viaje al colegio.

  1. Llevar la mochila correctamente comienza por la forma en la que se levanta para colocarla sobre la espalda. La manera más recomendable de hacerlo es depositarla siempre sobre una superficie elevada –como una mesa o la cama-, cargarla con el material escolar y, entonces, colocarla cómodamente sobre los hombros, sin necesidad de agacharse excesivamente.
  2. Para posibilitar que el peso de la mochila cargada se reparta de una forma adecuada, hay que abrochar cada una de las tiras y cinturones de ésta. Sólo así se podrá garantizar una buena distribución de la carga entre espalda y hombros.
  3. La mochila debe estar colocada sobre los dos hombros. Situarla sobre un solo lado puede ocasionar una sobrecarga.
  4. El peso total de la mochila y el material escolar en su interior no deberían superar el 10% del propio peso de tu hijo. Éste es un factor que, por desgracia, se incumple en muchísimos casos. De hecho, un estudio llevado a cabo por Asociación de Quiroprácticos de Australia reveló que la gran mayoría de los estudiantes de secundarias se ven obligados a llevar mochilas con un peso que representa el 17% de su peso corporal. No es de extrañar que, cada vez más, se detecten problemas en la columna vertebral de los más pequeños.
  5. Finalmente, es importante que eduques a tu hijo para que, cuando necesite agacharse con la mochila sobre los hombros, lo haga doblando las rodillas, en lugar de inclinándose hacia adelante.

¿Qué hay de las mochilas-carrito?

  1. En el caso de optar por una mochila con ruedas, la mayor parte de expertos recomiendan que el movimiento se realice empujando con ambas manos, en lugar de tirando con una sola mano. Si esto no fuera posible, lo más apropiado es ir cambiando de mano cada cierto tiempo para compensar el esfuerzo realizado con cada extremidad.
  2. Por otra parte, el asa debería ser siempre regulable, para poder adaptarse a la altura de tu hijo, sin forzarle a adoptar una postura inapropiada.
  3. Sobra decir que el hecho de que la mochila no sea llevada sobre los hombros no es en absoluto una excusa para cargarla con más peso del arriba indicado. Los peligros de transportar un excesivo peso siguen estando presentes, con independencia del modelo de mochila que se utilice.

Cómo elegir la mochila del colegio

  1. El modelo escogido debe ser lo más ligero posible, siempre y cuando reúna el resto de características que voy a indicar. Preferiblemente, no debería exceder el medio kilo en vacío.
  2. Una buena mochila escolar debe incluir tiras y un cinturón, los cuales se puedan ajustar y abrochar tanto en el abdomen, como en el pecho y la cadera. Tal como te he explicado hace un momento, el peso debe repartirse en los diversos grupos musculares.
  3. Bajo ningún concepto se debe comprar una mochila cuyo volumen supere la superficie de la espalda del menor. Será un claro indicador de que el modelo no es el adecuado para su edad.
  4. Es altamente recomendable que la mochila elegida disponga de varios bolsillos y compartimentos. No es necesario que haya una gran cantidad, pero sí que estén suficientemente separados como para que el material escolar pueda ser repartido correctamente.
  5. La mochila debería estar almohadillada a lo largo de toda la superficie que entre en contacto con la espalda, así como en las tiras que caen sobre los hombros. De esa manera se garantiza que el niño se sienta cómodo y evite posturas o movimientos potencialmente peligrosos.
  6. Los tirantes o tiras de la mochila deberían ser anchos –preferiblemente de 4 centímetros-, al menos en la zona de los hombros. El objetivo es evitar que se genere una excesiva presión sobre una superficie demasiado estrecha.
  7. Las mochilas estilo bandolera pueden parecer muy estilosas. Desgraciadamente, no son apropiadas para los niños, debido a que cargan todo el peso sobre un único lado. Además, no hay opción para intercambiar el peso alternativamente.

Medidas de mochilas escolares

La mochila escolar debería siempre acomodarse a la edad y características físicas de cada niño. En primer lugar, todos los modelos han de situarse 5 centímetros por encima de la cintura. En caso contrario, la mochila es demasiado grande. En lo que se refiere a la anchura, la mochila de los preescolares de entre 4 y 5 años de edad no debería superar los 15 centímetros de ancho, pudiendo alcanzar los 20 centímetros hasta los 12 años. Los adolescentes, por su parte, pueden utilizar mochilas con una anchura de hasta 25 centímetros.

¿Cuánto pesa una mochila escolar?

Tal y como he indicado anteriormente en este mismo artículo, la mochila escolar ideal no debería exceder el medio kilo cuando estuviese vacía. Una vez cargada, el peso total no ha de superar al equivalente al 10% del peso corporal de tu hijo.

Cómo hacer una mochila para la escuela

Organizar una mochila es tan importante como escoger un buen modelo y saber cargarla a la espalda de la forma correcta. El peso de los libros y demás material escolar debería estar correctamente distribuido entre los distintos compartimentos de la mochila. Los objetos más pesados deberían quedar en la parte inferior y más próxima a la zona lumbar, mientras que las cosas más ligeras han de ser guardadas en bolsillos laterales y superiores.

Creo que he cubierto los aspectos más importantes en lo que concierne a cómo llevar la mochila escolar. No obstante, este artículo no estaría completo si no te indicase que el estilo de la mochila también ejerce un papel relativamente importante en la elección. Después de todo, si tu hijo o hija lleva una mochila que le gusta, es mucho más probable que la cuide y la utilice de la manera adecuada. Todo lo contrario con un modelo que deteste. En ese caso, es probable que tenga una actitud mucho más “dejada”, e incluso la percepción de la carga sea mucho mayor.

No dudes en compartir todas tus dudas. ¿Conoces algún modelo de mochila que te parezca especialmente apropiado para los niños?

25 agosto 2017 POR: Elisa Mendoza
MÁS EN: Familia

Los comentarios están cerrados.